Puno

Política en la Universidad Nacional del Altiplano: ¿Perros y fachos?

En el libro titulado: “Panorama ideológico y político universitario: La lucha por el poder en la UNA-Puno”, (escrito por el suscrito) se decía que tanto los ‘perros’ y ‘fachos’ eran de las canteras de la izquierda peruana. Mientras que los ‘perros’ eran estigmatizados de la izquierda moderada de “Patria Roja”; los ‘fachos’ eran estigmatizados de la izquierda radical de “Bandera Roja”, cercana a “Sendero Luminoso”.

En los años 80´ y 90´, esta estigmatización era representada por algunos docentes de estas canteras, por lo que se mantenía, en cierto grado, algunos preceptos ideológicos y políticos de estas agrupaciones políticas. En tanto, la UNA-Puno en el año del 2004 entra en un proceso de crisis de gobernabilidad universitaria, que tiene 02 momentos: el primero está relacionado a los acontecimientos antes y durante el proceso de elecciones de autoridades universitarias de junio del 2004; el segundo momento está relacionado a los acontecimientos de hechos sociales después de los resultados de estas elecciones, que por cierto se agudizan y profundizan hasta que la ANR nomina una comisión transitoria de gobierno de la UNA-Puno para superar su conflicto de legitimidad.

En estos años de crisis de gobernabilidad, que duran aproximadamente 02 años, se acentúa la pugna entre los ‘perros’ y ‘fachos’. En esta lucha por el poder en la UNA-Puno, los ‘perros’ son tipificados como corruptos y los ‘fachos’ como vándalos. Esta lucha entre corruptos y vándalos, pues, se calma mediáticamente luego de las elecciones para autoridades universitarias que organiza la Comisión de Gobierno de la ANR, con el ensayo de una especie de voto universal que ha consistido en unas elecciones primarias de consulta previa, donde participaron universalmente los docentes, estudiantes y egresados. Elección que gana la M.Sc. Martha Tapia Infantes, de las canteras de los ‘perros’; es decir de “Patria Roja”. Sin embargo, es necesario aclarar que en estos años del 2004-2005 ya no existían los preceptos ideológicos y políticos de “Patria Roja” y “Bandera Roja”, porque los docentes representativos de estas agrupaciones políticas ya habían cesado como docentes.

Luego del gobierno de Martha Tapia, la agrupación política de “Patria Roja”, que daba algunas señales de vida política, se desgasta políticamente. Así, en vísperas de elecciones para autoridades universitarias, el Dr. Lucio Ávila Rojas patea el tablero de la agrupación política de las líneas de “Patria Roja” donde pertenecía, para conformar una alianza política con el grupo representativo de los “fachos”, el Dr. Edgardo Pineda Quispe, de cuyo resultado de elecciones previas o universales gana en los 03 estamentos. A partir de ahí, los ‘fachos’ se constituyen como actores en el manejo del poder de la UNA-Puno. Luego de este gobierno, que está por terminar en el año del 2015 (abril-mayo-junio) los ‘fachos’, tipificados inicialmente como vándalos, son tipificados como corruptos, y los ‘perros’ corruptos se han vuelto en vándalos.

Ahora, en esta coyuntura, la pugna entre “perros” y “fachos” es sólo una pelea sin cuartel y desigual sin preceptos ideológicos y políticos, sólo por la captura del poder en la UNA-Puno, por intereses particulares y de grupo sin considerar, analizar y discutir los verdaderos preceptos de la Universidad en el contexto internacional, nacional, regional y local, acerca de su significado, naturaleza y rol que debe contribuir como rol social en el desarrollo de la región de Puno, a través de la implementación de acciones de investigación como función prioritaria para la generación de conocimiento, ciencia y tecnología.

En esta sociedad del conocimiento y de la información, es necesario que los “representantes” de los “perros” y “fachos” se sienten en una mesa para poner las cartas sobre ella y discutir civilizadamente las reglas de juego del funcionamiento de la comisión estatutaria que se encuentra entrampada por “taras” y “posiciones mezquinas” de ambas agrupaciones. Donde las decisiones de las diferentes propuestas deben ser producto de un acuerdo concertado de consenso, y no producto de decisiones de simple mayoría; es decir, se debe imponer la racionalidad objetIva, antes que la emotividad subjetiva.

Para sustentar las consideraciones para la reforma del Estatuto de la UNA-Puno, se debe contemplar básica­mente los siguientes aspectos como condiciones de proceso que pro­pone HERRERA, J. (2003), que básicamente debe significar ser:

DEMOCRÁTICA y PARTICIPATIVA: porque tiene que ser fruto de un amplio y diverso proceso de participación de la comunidad universitaria en su conjunto, sus sectores, sus organizaciones y sus instancias de unidades. Signifi­ca la activa participación de estudiantes, docentes, gradua­dos y trabajadores administrativos en forma individual, gre­mial y organizada a través de sus gremios estudiantiles, docentes y administrativo, así como de sus movimientos y grupos políticos universitarios y de carácter académico.

INTEGRALIDAD: porque es necesario que abarque todos los aspectos del qué hacer universitario: académico (do­cencia, investigación, difusión de la cultura y extensión uni­versitaria), administrativo (organización institucional), nor­mativo (desde la nueva Ley, el Estatuto y los diversos reglamentos), así corno los aspectos éticos morales como conductas de los actores sociales.

FUNDAMENTADA: porque debe ser producto de un proce­so de reflexión teórico-conceptual, basado en los resulta­dos de un riguroso trabajo de investigación educativa. Ba­sada en el conocimiento científico que debe guiar su posi­ción o propuesta, que implícitamente orienta su imparciali­dad, su objetividad, coherencia, viabilidad y sostenibilidad.

ABIERTA: porque debe incluir las opiniones y planteamien­tos no sólo de los universitarios sino también de la socie­dad, de sus diversos sectores, organizaciones e institucio­nes sociales. De tal manera que implique una relación binomial de UNIVERSIDAD – PUEBLO

TOLERANTE: Porque debe implicar como una condición necesaria y primaria para superar las diferencias ideológi­cas y políticas de todos los actores sociales que participen en este proceso de reforma de estatuto universitario. Condición que implica la viabilidad consensual de los acuerdos, para orien­tar una decisión a través del diálogo y la negociación que permita la concertación de los cada uno de los miembros de la comunidad universitaria, que conlleve a una concilia­ción de paz y armonía.

ÉTICA: Porque esta condición debe guiar la conducta de todos los actores sociales que participen en este proceso de la reforma estatutaria dentro del marco de respeto irrestricto de las normas sociales y legales.

Estos aspectos democráticos, integrales, fundamentales, abiertos, tolerantes y éticos como consideraciones de proceso, deben orientar y guiar la participación de los actores sociales de la comunidad universitaria, constituido por los docentes, estudiantes, graduados y administrativos; pero sobre todo de los docen­tes, que despojados de sus intereses particulares, grupales, ideo­lógicos y políticos, deben iniciar todo un proceso de discusión y debate acerca de este problema para proponer las posibles al­ternativas de solución para la REFORMA DEL ESTATUTO UNIVERSITARIO.

De manera que para entrar a esta condición de DIÁLOGO debe existir TOLERANCIA para superar nuestras diferencias: DEMOCRA­CIA para hacer de este proceso participativo; ABIERTA para que no sólo los de la comunidad universitaria sean partícipes de este proceso, sino también la sociedad civil, de forma que sea un binomio como UNIVERSIDAD-PUEBLO; y sobre todo debe existir PREDISPOSI­CIÓN AL CAMBIO para entenderse y comprenderse que se tiene un solo objetivo común: EL DESARROLLO INTEGRAL, HOLÍSTICO Y TRANSDISCIPLINARIO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO DE PUNO, como PIONERA Y LÍDER DE LA REGIÓN ANDINA, donde sus egresados no solamente se constituyan como profesionales altamente formados competitivos para el mercado ocupacional, sino que se constituyan en líderes del proceso de cambio de la región andina de Puno, particularmente.

(*) Sociólogo y docente de la Universidad Nacional del Altiplano
Fuente: Diario los Andes

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba